Sígueme por email

viernes, 13 de julio de 2012

Vacaciones en Mallorca: Playa, sol y mucho más.



La más grande de las Islas Baleares es un destino estupendo para pasar vacaciones durante el verano boreal, e indudablemente al tratarse de una isla bañada por las aguas del Mar Mediterráneo  lo primero que nos viene a la mente es sol y playa, y en efecto esos son sus principales atractivos. No obstante,  quienes busquen algo más que pueda complementar las actividades relacionadas con el mar y la arena no se decepcionarán.

Mallorca invita a disfrutarla de acuerdo al plan de cada quien:  habrá quien prefiera  trasladarse apenas llegar a la isla a alguna de las muchas y espectaculares playas o calas y pasarse allí toda su estancia, y también habrá quien se haya llevado su coche (pues es posible llegar a la isla en ferry) o alquile uno y se aventure a recorrer la isla, bien sea estableciendo un punto de la isla como alojamiento base, o simplemente decida pernoctar cada día en un punto diferente; Mallorca da para todo.

Mallorca: playas y calas


Mallorca tiene unos 550 kilómetros de costa,  en los cuales es posible encontrar playas de todo tipo: de roca, de arena oscura, de arena clara,  de aguas cristalinas o de tonos turquesa, muy concurridas y cercanas a zonas urbanizadas o prácticamente vírgenes.  Quizás lo mejor de todos son sus bellísimas calas. Entre las más conocidas podemos citar:





Playa de Palma: extensa playa de arena de  más de 4 kilómetros de longitud, muy cercana a la capital de la isla, en la cual está concentrada la mayoría del turismo masivo; cuenta con un paseo peatonal en toda su extensión.  Cuenta con todos los servicios, se pueden practicar casi todos los deportes acuáticos.

Cala S'Almunia: situada en Santanyí, en el suroeste de Mallorca. Un rincón pintoresco en Mallorca, dónde la erosión ha esculpido una piscina de agua salada entre las rocas.

Playa del Puerto Alcudia: situada en el noreste de Mallorca. Una playa de grandes dimensiones de blanca y fina arena. La playa cuenta con zonas más concurridas y otras más vírgenes.

Playa Camp de Mar: se encuentra en la costa de Andratx, en el Oeste de Mallorca, y es un conjunto de 2 playas con todos los servicios y una pequeña cala virgen.

Cala Esmeralda: situada al sureste de la isla, recibe su nombre de la coloración verdiazul que adquiere su agua cuando inciden los rayos de sol sobre ella. Este pequeño arenal, flanqueado por roquedales de baja altura, es una de las playas que forman parte de Cala d’Or que han recibido un trato urbanístico respetuoso, puesto que los establecimientos hoteleros, los bloques de apartamentos y las viviendas residenciales guardan una cierta distancia respecto de la cabecera de la playa.




Palma de Mallorca, simpática ciudad capital.

Palma de Mallorca está situada en el centro de la bahía de Palma, y a pesar de tener  más de 400 000 habitantes que la convierten en la octava mayor ciudad de España para nada es una ciudad agobiante; todo lo contrario, es una acogedora ciudad que cuenta con el inequívoco atractivo de las urbes costeras.

La capital de la isla nos ofrece entre otras estas atracciones

La Catedral de Santa María de Palma de Mallorca: está situada a orillas de la bahía de Palma, junto al parque del mar. Posee la nave más alta de España es la única catedral del mundo que proyecta su reflejo sobre el agua del mar.

Castillo de Bellver: es el único castillo medieval redondo de España y el primero en ser construido en Europa.

Palacio de la Almudaina: es el Palacio Real o Alcázar Real de la ciudad y una de las residencias de la Familia Real Española.

Castillo de San Carlos: situado en la entrada del puerto de Palma de Mallorca construido para la defensa de éste. En la actualidad alberga el Museo Histórico Militar de la ciudad.

Soller y Port de Soller


Desde la estación central de Palma de Mallorca se toma el tren de Soller, el cual en aproximadamente una hora de recorrido llega al poblado de montaña de Soller; este tren lleva más de 100 años haciendo ese recorrido, y durante el mismo se disfrutan de unas espectaculares vistas de la Sierra Tramontana.


Una vez en Soller, se puede recorrer el poblado para comprar productos típicos de la zona, y luego tomar el tranvía, que recorriendo pendiente abajo lleva al viajero al poblado vecino de Port de Soller, el cual conserva su ambiente bucólico de poblado de pescadores; imprescindible comer la pesca del día en alguno de sus restaurantes a la orilla del mar.





Actividades para todos


Si bien la fama de vida nocturna vibrante se la lleva Ibiza merecidamente por cierto, Mallorca no se queda atrás. Bien en la capital, o en el resto de la isla,  quien  busque fiesta la encontrará: discotecas y bares de copas esperan al visitante.

Quienes vayan en plan más familiar podrán disfrutar del acuario de Palma, podrán recorrer la Playa de Palma  en carruaje, bicicleta o carros de pedal, o simplemente caminar a la orilla del mar, siempre habrá excelente ambiente.

Son muy populares los paseos en velero o catamarán por la bahía de Palma, bien durante el día para disfrutar del sol y un buen chapuzón,  o durante la noche para disfrutar de una perspectiva diferente de la isla; en ambas modalidades el paseo suele incluir comida y bebida, y está amenizado con música, así que la diversión está garantizada.

2 comentarios:

  1. Me encantó Mallorca, fuí el año pasado y la verdad, quedeé sorprendida con sus playas y paisajes, me alojé en www.granisla.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por participar. En verdad Mallorca está de lo mejor. Un saludo

      Eliminar