Sígueme por email

viernes, 7 de febrero de 2014

Ámsterdam, la Venecia del norte

Conocida por sus canales, por la afición de sus habitantes a las bicicletas, por sus famosos coffeeshops, su no menos polémico Barrio Rojo, pero sobre todo por su intensas vidas cultural y nocturna, Ámsterdam es una ciudad que no deja indiferente a nadie, tanto al que ya la conoce como al que tiene planeado visitarla. Si se toma en cuenta que hace ocho siglos no era sino un pueblo de pescadores, la llamada Venecia del norte de Europa no ha hecho más que evolucionar a lo largo de su historia, manteniéndose siempre a la vanguardia: en los siglos XVI y XVII fue uno de los enclaves más importantes del comercio mundial, y hoy en día es una cosmopolita y pintoresca ciudad.

Que ver en Ámsterdam

  • Plaza Dam: Es el punto neurálgico de la ciudad y según indica la tradición donde comenzó su edificación, hoy alberga el Monumento nacional, obelisco de 22 metros de altura que rinde homenaje a los soldados holandeses fallecidos en la II Guerra Mundial.
  • El palacio Real: Es uno de los tres palacios oficiales de la familia Real, aunque no es la residencia oficial del Rey.
  • Los canales: 75 kilómetros de canales y más de 1000 puentes hacen que el apelativo Venecia del Norte esté bien ganado. En ellos pueden verse las famosas casas flotantes, antiguos barcos de carga que tras el final de la II Guerra Mundial se habilitaron para vivir en ellos debido a la escasez dxe viviendas.
  • Museos: Rijksmuseum o Museo Nacional, Museo de Van Gogh, Museo Casa de Rembrandt

Coffeshops y Barrio Rojo

En los famosos coffeshops, que en su día fueron más de 1000 pero actualmente sobreviven unos 300, es legal consumir marihuana, no solamente fumándola, sino en diversas formas como en infusiones, magdalenas y pipas de agua. 


Y el igualmente famoso Barrio Rojo, situado el pleno corazón de la ciudad, lugar donde se "ejerce" la "profesión más antigua del mundo", permanentemente está atestado de visitantes, atraídos por el morboso placer de ver lo prohibido. Sus escaparates adornados por neones y luces rojas, dentro de los cuales las "profesionales del sexo" ofrecen sus "servicios" atraen las miradas de los curiosos. Esta actividad es 100% legal, y las "trabajadoras" pagan impuestos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario